31.1.12

Mujeres con gafas de Luna

Portada de Fran Feo Flip
Como veníamos anunciando Mujeres con gafas de luna, última obra de Juana Santana, ha sido editada en papel por Ediciones Idea-Aguere, por lo que la podrán encontrar en las librerías a partir de hoy. Esta novela viene a completar una trilogía de la que forman parte Todos contra la pared y La suerte de la memoria.
La portada es obra de Fran Feo Flip, decir que la imagen que ven de la portada está tomada con baja resolución por lo que no se aprecia bien el  trabajo de Flip, desde mi punto de vista (tengo el libro en mis manos) una portada excelente que conecta directamente con la esencia del texto, que por otra parte se muestra desprovisto de subterfugios para enseñar directamente lo que importa, lo que la escritora quiere decir y dice... Les animo a comprar esta obra no muy extensa en su número de páginas (82) pero que encierra un corpus repleto de sensibilidades y sensaciones que nos incumben o nos han afectado a todos alguna vez...

Sinopsis:
Lucía aborda su propia madurez ayudada por la presencia inevitable de una niña que no es otra que ella misma, en un trasunto del tiempo se analiza el mundo y los cambios desde los ojos de la niña y de la mujer, tiene que despedirse de la juventud y dejar marchar a la niña. Un suceso inesperado le permite ese tránsito ineludible y le abre caminos allí donde parecía que no había nada.

Si quieres adquirirlo en formato digital, está disponible aquí 

27.1.12

EL HUERTO II

  Sección dedicada al comentario de la actualidad económica. 

                   



Por F. Herráiz                    
                                       

                                    “No sabemos lo que pasa, y eso es lo que pasa”
                                                                                    J. Ortega y Gasset.


23 de Enero de 2012. Hoy hablamos de:


Cuando éramos niños, uno de los acontecimientos más esperados y celebrados era ir a ver películas de romanos. Estaban las fieras, los gladiadores, los emperadores,... las traiciones. Pero sobre todo nos cautivaban las épicas batallas donde  incontables romanos se enfrentaban a miríadas de bárbaros, malvados persas, o esclavos rebeldes, pues por aquel entonces, todo el que llevaba casco, penacho y coraza era un romano.
Eran muchos, y a la postre - generalmente a nuestro pesar- siempre ganaban. El asunto solía terminar con un gran desfile de legionarios jaleados por el populacho enfervorizado.
Ya con algo más de edad,  en cierta ocasión me dijo mi padre: “Fíjate en ese viejo soldado. Ya ha pasado dos veces”. Y para mi consternación volvió a pasar otras dos. Me sentí confuso y estafado. De nada sirvieron las explicaciones y aquello de que solo era una película...y que bueno..., así se ahorraban algo de dinero... A mis ojos, el glamur romano se había evaporado, y decidí centrarme en piratas y bucaneros, pues parecían más de fiar.  A día de hoy, el Banco Central Europeo lo dirige un romano que, como es de esperar, conoce perfectamente el truco.

El pasado 21 de diciembre, el Banco Central Europeo (BCE) puso a disposición de 523 bancos de la zona euro 489.191 millones de €. Jamás se había visto cifra semejante (casi la mitad del PIB del Reino de España). El 18 de enero, el total de lo depositado por La Banca en el susodicho BCE ascendía a 528.000 millones. Es decir, el dinero ha salido `por una ventanilla y entrado por la otra.  Mario Draghi lo niega y argumenta que  “los bancos que han depositado el dinero no son los mismos que lo han recibido”.  ¿Qué ha sido pues del dinero retirado?  “Se ha invertido en la compra de deuda soberana” responde el romano. Veamos.

El Reino, por ejemplo,  tiene previsto emitir a lo largo de 2012,  86.000 millones en deuda a medio y largo plazo. Por otra parte, hay que pagar  92.200 de vencimientos de deudas anteriores. Lo  comido por lo servido, salvo 6.200  milloncejos  que han de salir de los impuestos para cuadrar las cuentas.
Así, la cosa queda de la siguiente manera: el BCE presta a los bancos, estos compran deuda pública que los estados utilizan para pagar a los mismos bancos deudas anteriores, estos para evitar sustos,  lo depositan en el BCE y todos contentos. En detalle, el asunto es algo más complejo,  pero lo cierto es que da  la sensación de estar viendo pasar una y otra vez al mismo viejo legionario romano. Y ya puestos, anuncia Draghi, para que andarse con mezquindades.  El mes que viene (febrero) pondremos el doble (1 billón de euros) en ventanilla.

Bien, estos son el tipo de cosas que dejan perpleja y desazonada a la población. ¿Qué se esconde tras estos malabarismos financieros? En realidad no es tan complicado. En Informe Coliflor comentamos como se crea y desaparece el dinero. En esencia, el mecanismo consiste en:

El dinero lo crean los bancos, ya sean centrales o privados, en forma de crédito o deuda.
Ejemplo. Se concede un crédito a 5 años a un particular para comprar un coche. Este ofrece como garantía una nómina lo suficiente estable y saneada  como para que el banco la acepte como garantía de la devolución del préstamo.  Lo mismo ocurre con el establecimiento de una hipoteca a 30 años, solo que la garantía es el propio inmueble.
El truco, el verdadero truco, consiste en que desde el preciso momento en que se firman los créditos, el banco pasa a ser propietario de un activo por la totalidad del mismo. Es decir, actúa como si lo hubiese cobrado ya en su totalidad, cuando realmente faltan 5 o 30 años para que esto suceda.
¿Qué pasa si el particular pierde el trabajo, o el valor del inmueble se degrada antes de cubrir el préstamo? Pues que  el activo pierde valor. O lo que es lo mismo, el dinero que se había  creado y dado por bueno, pues se asumía que  los créditos se iban a devolver,  simplemente desaparece. Cuando esto sucede de manera masiva, es decir, cuando un país o zona económica entra en crisis o recesión, las cantidades de dinero que se evaporan son monstruosas.
Así, lo que está haciendo el BCE (y el resto de banco centrales del mundo) es simplemente reponer o más exactamente, volver a crear el dinero desaparecido. 

A poco que se reflexione, se comprende que en periodos de expansión el dinero se crea con facilidad,  pues la mayoría de la población cuenta con poder adquisitivo para devolver  los créditos y mantener los precios de los inmuebles. Pero..., cuando las cosas se tuercen, no hay manera.
El BCE o la Reserva Federal americana pueden crear nominalmente cuánto dinero estimen conveniente, pero esto no quiere decir que exista. Es decir, que se puedan comprar bienes o servicios reales con él. Y a la vista están los datos.
El PIB de la Eurozona es de unos 10 billones de euros. Si sumamos todo el dinero que se ha creado en la zona euro desde el comienzo de la crisis (BCE; FMI, rescates a la banca, Fondo de Rescate a los estados, etc.) hablamos de al menos 3 billones. Es decir, un 30% del PIB.
Si este dinero hubiese bajado a la economía real, el resultado habría sido el equivalente a pisar a fondo el acelerador de los ya pasados de moda motores turbo. La producción, el consumo y la inflación se habrían disparado a niveles de euroburbuja. La realidad es que para los dos próximos años se espera recesión en la vieja y alicaída Europa.
Ergo, el destino del dinero que se está creando a mansalva se reduce a tapar las vergüenzas del sistema financiero y evitar un indecoroso derrumbe. 
La pregunta del euromillón es si el tinglado se sostendrá hasta la reactivación. Draghi  y sus romanos lo dan por hecho. Pero..., ¿y si no hay tal reactivación? También cabria preguntarse que actitud tomará la ciudadanía después de ver pasar tanto romano y perder todas y cada una de  las batallas.
Seguiremos informando.
PDF

25.1.12

LEY DEL ABORTO

El ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón ha anunciado varias reformas que se llevarán a cabo en esta legislatura. Entre ellas asoma la promesa de modificar la polémica ley del aborto para que las menores no puedan abortar sin el consentimiento de sus padres. Damos pasos hacia atrás, una vez más la sociedad burguesa despliega sus alas hipócritas desatendiendo la problemática social y desprotegiendo a aquellos que realmente necesitan apoyo.
La mujer queda, una vez más, relegada a la voluntad del padre, tachándola de incapaz para decidir sobre su propio destino. Se pretende proteger el derecho a la vida, ¿pero que vida protegen?. Desde luego  que la de la adolescente no. Asegurar longevidad a este patriarcado es lo único que preocupa aquellos que se jactan de trabajar por una sociedad más justa e igualitaria. 
No se preocupan por aquellas menores cuyos padres las obligan a tener el hijo que no desean, las hacen presas de su propio cuerpo como si este no les perteneciera, condicionando su futuro y arrancando su derecho a elegir. ¿Que clase de adultas pretenden construir? Sumisas, condescendientes, frustradas, no corren la misma suerte que los varones de su edad que pueden actuar libremente sin tener consecuencias directas en su propia existencia. Ante la desigualdad de condiciones, en esta sociedad de moral desdibujada, miramos a otro lado.
Tampoco piensan en esas menores que por temor a la reacción de sus progenitores acuden a lugares de dudosa sanidad y practican abortos en condiciones indeseadas poniendo en peligro sus propias vidas, en silencio, encerradas en el miedo a su propio cuerpo, abrumadas por el poder de su propia carne.
Desde la infancia se le repite a la mujer que ha nacido para engendrar, ensalzando los esplendores de la maternidad para que olvide los inconvenientes que esto le supone en una sociedad creada por y para el macho.
Defiendo la capacidad de las mujeres para decidir sobre sus propias vidas independientemente de la edad que tengan. Debemos preocuparnos por dar a la adolescente las herramientas necesarias para dar pasos acertados en su camino, para que su voluntad pueda ser llevada a cabo. Darle la información necesaria para que no quede embarazada si no lo desea y servirle de  apoyo cuando se sienta abrumada por las circunstancias. Fomentar una sexualidad sana y libre de moralidades opresoras donde el propio cuerpo sea lo que es, nuestra única y verdadera propiedad privada.
Somos dueñas de nuestros cuerpos, de nuestras vidas. Levantemos la voz por nosotras mismas, por aquellas que siguen nuestros pasos, por aquellas que nos parieron y las que parieron a estas. Defendamos una maternidad basada en el amor y la voluntad, no dejemos que el miedo y la frustración castre nuestro destino.



                                Regina Zerené

22.1.12

El azar de la literatura

                                             

Los libros siempre tuvieron el poder de encontrarme, me limitaba a ponerme delante de los estantes de las libreras y dejaba vagar mi vista con la mente en blanco hasta que uno de ellos me encontraba, cuando eso sucedía me lo llevaba a casa y lo leía casi siempre con voracidad.
Aglaja Veteranyi
Cada libro iba dejando un poso, un sedimento, que iba alimentando el azar para poder seguir siendo encontrada por ellos. El acto de leer siempre ha sido mágico, ni los años ni el número ingente de libros leídos han logrado quitarle esa magia.
Al principio atesoraba libros, no solo los deglutía y los incorporaba a mi bagaje vital sino que los quería poseer, de tal modo que con el tiempo me vi con un material bibliográfico demasiado grande, para alguien como yo, que nunca me había ocupado  en serio de tener  casa propia inquilina impenitente, viajera y díscola como soy, decidí con muy buen criterio, hacer uso de las bibliotecas públicas y es en ese lugar donde en los últimos días he sido encontrada por una novela de Aglaja Veteranyi escritora rumana completamente desconocida para mi hasta ese momento, el libro se llama: por qué se cuece el niño en la polenta.
Es la historia de una familia de artistas de circo que huyen de la Rumanía de Nicolae Ceausescu, y su hermana le cuenta múltiples versiones del niño que se cuece en la polenta para que el miedo la mantenga ocupada y no piense en lo que es realmente terrorífico, que su madre se caiga y muera.
Van de caravana en caravana, de hotel en hotel, la niña en cada lugar pone un trapito azul muy cerca de su almohada, es el mar, así siempre lo tiene cerca, cuando se va a dormir tapa el mar con el albornoz de flores de la madre para que no se la coman los tiburones.
La niña poco a poco con un lenguaje que a primera vista pudiera resultar naíf, nos va adentrando en un universo  femenino donde están ella, su madre, su tía y su hermana solo de padre, que se volvió loca porque su padre la quiere como mujer, por eso su madre a ella nunca la deja sola.
Él va y viene y a veces la madre dice que es su hermana delante de otros hombres, en esos casos la madre huele como otra persona y ella no la deja dormir en su cama, la madre duerme en el suelo y ella sueña con miedo porque se olvida que ya no está en su tierra donde ni siquiera en sueños se puede pensar libremente “porque te pueden llevar a Siberia,” sabe que no puede tampoco gritar “no grito he tirado mi boca a la basura”.
Relato lleno de imágenes, habla de la pobreza material de la que procede y de esa otra pobreza que mira con asombro en un Occidente donde son más importantes los perros que las personas, gente que tiene la ducha con el agua muy caliente y el corazón congelado.
La figura paterna es un payaso, no es triste, es solo un payaso, todos los payasos son tristes, siempre lo sospeché.
El circo tiene esa apariencia alegre donde parece que todos son una gran familia pero no es verdad, lo cierto es que bajo las carpas, en las jaulas de las fieras y en las caravanas se cuece como la polenta a muchos grados centígrados las penurias, la tristeza y la soledad, parece que la trapecista nunca va a caer, a veces sucede y se rompe el cuello, otras el león terminará arrancándole la cabeza  a la domadora, por eso la muerte es una invitada más a la mesa cada día, junto con los sueños de la tierra firme, de la casa grande y luminosa que nunca podrán llegar a comprar, entretanto la vajilla viaja en maletas y hay que reponerla cada dos por tres porque se rompe de tanto traqueteo.
“Cuando el niño se murió, Dios lo coció en la polenta. Dios es un cocinero, vive dentro de la tierra y se come a los muertos. Con sus grandes dientes puede romper todos los ataúdes.”
“Cuando cantamos siempre se me saltan las lágrimas. No aguanto la alegría”.
Es un gusto para mi presentarles, a quienes no la conozcan, a esta escritora rumana que murió prematuramente, y nunca vio publicada su novela, actriz y escritora, quiso dejarnos antes de irse definitivamente la historia de su infancia y adolescencia en el circo y en el exilio, exquisita y originalmente escrita, con sabor a polenta cocida, humilde pero muy nutritiva.
                                                                 Juana Santana

Aglaja Veteranyi
Por qué se cuece el niño en la polenta
Ediciones lengua de trapo SL.2001
www.lenguadetrapo.com

12.1.12

Nunca

Silencio… No era posible. Nunca.
Quería, pero nunca.
Creía saber como, aunque quizá no. Tal vez algún día, quien sabe.
En algún momento lo creyó, pero ahora se preguntaba si de verdad estuvo segura. Si alguna vez prestó atención a la desnudez frente al espejo, y siendo honesta… muy a menudo fingió mirar, mantuvo la distancia de soslayo.
La distancia, corta casi siempre, inabarcable de todos modos, es densa, muy densa y su presencia no perdona. No abandona la inercia sangrante de dolernos, doblegarnos por no poder arrancarla, placenta que ata y alimenta la existencia. 
Recordó esos juegos sobre la hierba, en la infancia fresca,  inocencia consentida, la indolencia de simplemente ser. Foto casi soñada, reconstruida en el tiempo que asfalta esta tierra infértil, ojos entreabiertos de la consciencia, que casi siempre engañan, traicionan, por no poder abrirlos más, porque de tanto esfuerzo ya hasta las manos duelen. 
Y las llagas… cómo no hablar de las llagas, esas que se instalan ahí, pesada culpa, losa, erosión del tiempo.
Buscó ayuda de un alfiler alguna vez,  pero no sirvió de nada. Llaga o cicatriz, no podemos volver sobre lo andado.
Así que, quería saber, había llegado el momento. Ahora o nunca y se desnudó por primera vez.
Hacía frío en aquella habitación, casi tanto como dentro. Pero se desnudó. Y con los ojos cerrados se acercó al espejo, despacio, a tientas, para no adelantarse, para no correr. Palpó la sábana que cubría la imagen desde siempre y tiró. Al abrir los ojos, ahí estaban ambos desnudos, espejo y ella, ella y espejo, parte de una misma cosa, deudores uno del otro, tiempo olvidado. La ventana de camino a casa.
Volvió sobre sus pasos, apretó puños y muelas y miró. Dolía el frío, pero por primera vez, miró.

                                                                                                             Regina Zerené



3.1.12

Jorge Tamayo

Esta pintura representa a un "niño grande" que vive en Cuba, un luchador para la causa, llegará hasta el final de los proyectos que se plantee. Tamayo, lleva un revolucionario en su corazón, y qué es un revolucionario sino un niño inconformista, un joven rebelde un hombre consecuente. Me gusta mucho esta persona, en constante conflicto interior que se reinventa una y mil veces. Sabemos que las comunicaciones en Cuba van paralelas y coinciden en pocos puntos con las comunicaciones occidentales que prentenden otros intereses. Me gustaría que llegara este pequeño homenaje a su recinto, lo apreciamos en lo que vale, que es mucho, y le enviamos un abrazo cargado de amor y buenos deseos.


Jorge Tamayo, Cuba, 1998