23.4.12

La literatura y la llave mágica de los sueños



Sin duda la llave mágica está en los sueños, es la llave que te abre la puerta del tiempo, ese espacio eterno, e intangible sobre el que nosotros habitamos en un período muy delimitado y finito que hemos dado en llamar vida y así es, nuestra vida es una percepción real, aquí estamos, sufrimos, amamos, reímos, envejecemos y morimos, lo que no es real es la sensación de que el tiempo pasa, no, en absoluto, el tiempo no pasa, pasamos nosotros en ciclos aleatorios, personales e intransferible, nadie sabe cuánto tiempo va a vivir, tiempo contado convencionalmente y que se ha parcelado de manera artificial en segundos minutos, horas ,años, días, semana etc.
No es esa la única ilusión en la que vivimos inmersos sin darnos cuenta, mucha gente cree que la única realidad que existe es la que puede ver y tocar, cuando esa realidad no solo no es la única sino que es una realidad muy pobre, si nos aferramos a ella nos volvemos torpes emocionalmente y cometemos fallos garrafales que normalmente se pagan con dolor del bueno, ese dolor de alma tan difícil de mitigar.
Hoy estaba pensando después de ver un documental en la televisión donde hablaban del descubrimiento del hombre de flores, un hombre pequeñito como un hobbit, que habitó en la isla de Flores en Indonesia hace unos siete mil años, y por si esto fuera poco hablaban también de otro descubrimiento que habían hecho casi al mismo tiempo, un gigante cuyo paso por la tierra fechaban aproximadamente en la misma época que el anterior hobbit, este último fue hallado en China. Ante esto tengo que rendirme a la evidencia, los hobbit y los elfos existieron y J.R. R. Tolkien lo sabia.
Me resulta más fácil de creer que toda la obra literaria de J.R.R. Tolkien le fue revelada mediante los sueños, que efectivamente imaginar una mente humana capaz de inventar el mundo como una especie de dios, creando criaturas, ríos, montañas, ciudades ciénagas infiernos lenguas y arquetipos psicológicos, un mundo en definitiva no muy distinto del nuestro en cuanto a los dos pilares fundamentales que sustentan la vida, a saber, el bien y el mal y su combinatoria azarosa que causa no pocas vicisitudes a la especie humana.
Es cierto que el escritor británico era un hombre muy sabio, pero aún así, me cuadra más pensar que él posiblemente mediante el sueño, que es el momento más idóneo para ello porque nuestra terca racionalidad ofrece menos resistencia a otras realidades, en ese momento de abandono del ego cuando están todos los canales de la percepción abiertos, recibió toda la información necesaria y pudo escribir sus obras magníficas, que nos hablan de como era la tierra antes, con esos seres fantásticos, donde elfos, duendes, hobbits, caballeros negros, orcos y trolls luchaban cada uno por imponer sus criterios o lograr sus objetivos; igualito que ahora, nada ha cambiado tanto después de todo, seguramente ese mundo fantástico sigue existiendo en este instante pero en otra frecuencia de la cuerda diferente a esta en la que estamos ahora.
Del mismo modo Julio Verne en pleno siglo XVIII vislumbró cosas tan increíbles como la televisión o los viajes espaciales, el submarino etc.
El viaje de Verne fue a la inversa del de Tolkien, él viajó al futuro y vio cosas que ninguna mente de sus coetáneos hubiera podido ni imaginar y ¿por qué? Pues no cabe duda que Julio Verne era un hombre de una curiosidad intelectual insaciable, leía todo lo que cayera en sus manos de divulgación científica, además de poseer sensibilidad para la poesía y el arte en general, pero nada de esto es suficiente para explicar su clarividencia y como pudo adelantarse a su tiempo, ver y plasmar el futuro de esa manera tan exacta no es posible sin una revelación, sin ese adentrarse en otra frecuencia de la cuerda y penetrar en otra realidad, a mucha gente le ocurrirá pero solo algunos son capaces de contarlo después.
Y les guste o no los únicos seres capaces de volver del trance y recordar lo visto, ordenarlo, darle cuerpo y construir historias que después son legadas a la humanidad en forma de libros, somos los escritores y las escritoras, me incluyo orgullosa en ese grupo porque yo siempre defendí la preexistencia de los libros en otro plano, y el papel del escritor como mero demiurgo del que se vale la obra para ser creada.
Los libros laten en la cuerda como gotas de rocío temblorosas y frescas, esperando nada más el sueño que los revele y le de sentido a su existencia, naciendo para ser leídos y compartidos.
Del mismo modo defendí también la no existencia del tiempo, al menos del modo convencional como lo hemos definido hasta ahora, es posible que todas esas verdades me hayan sido reveladas en mis sueños, y cierto es que los recientes descubrimientos científicos tienden a volver a formular muchas cosas que parecían inamovibles, una de ellas el concepto del tiempo.
Quién le iba a decir a George Orwell que su Gran Hermano iba a ser una realidad, que la humanidad conocería un tiempo, donde el ojo que todo lo ve entraría en nuestras parcelas más intimas para vigilar y controlar nuestro pensamiento, La televisión preside nuestras casas y elabora lo que debemos pensar en cada momento.
Los libros son los únicos que de verdad escapan a ese mundo terrible y Orweliano en el que vivimos sin percatarnos, porque la literatura se gesta siempre en los sueños y nos nace para ayudarnos a comprender la magia de la vida.

votar

17.4.12

ANIMALES: LA MANO EN EL FUEGO.




  En el académico y poco práctico (vitalmente hablando) panorama filosófico actual, seguimos jugando con prejuicios que se alojan en lo invisible. Puede que exista uno tan cercano que sólo nos requiera una rascada: el remoto e insondable prejuicio de creernos mejores, más capaces para la supervivencia que el resto de animales.
¡Oh, nosotros los que dimos a cada cosa su nombre! ¡Oscuros símbolos tiranos-prisiones! ¡Y qué nombre! ¡Qué nombres de finales! Las palabras agotan y aburren a todo lo efímero. ¿Qué sería de una hoja sin su nombre? Seguiría siendo. Pero.., ¿por qué me ahogo entre las palabras si son la llave de la inmortalidad? Nietzsche no iba mal encaminado. Hemos creído doblegar hasta al más fiero de los animales a través de nuestro peculiar cantar. ¡Oh sí, demasiadas palabras, demasiada purga en ellas! Nos donan la inteligencia, la especialización cerebral y la posibilidad de ser a imagen y semejanza de Dios, una suerte de mascota de Hollywood que anima a los mortales a ser buenos a base de escopetazos.  Pero, ¿tanta especialización cerebral? ¿En nombre de qué?

Ya en su sexta edición, Darwin intuía que se le vendría encima el darwinismo social, por lo que trató de hacer frente a las críticas de los defensores del libre albedrío. Éste biólogo ha sido mal interpretado por la mayoría de la filosofía posterior: su concepto central es el de supervivencia. No obstante, el darwinismo social siempre ha querido extrapolar el armazón conceptual biológico de su obra al estudio de las sociedades humanas. Y lo ha hecho relacionando el concepto de supervivencia con el de lucha. La supervivencia ha pasado a significar la lucha por la supervivencia. Mi pregunta es: ¿lucha contra qué? ¿Contra el resto de especies? ¿Contra la naturaleza en general? O quizá extrapolándolo al ámbito social, ¿contra el resto de miembros de nuestra propia especie?

12.4.12

Poesía




  
   Como todos sabéis el loquinario trata de ser un muro, un foro, una palestra o un ágora donde la gente discuta, proponga y exhiba ideas o inquietudes artísticas y estéticas. Empezando por el campo de la economía, la critica o la literatura en sus diferentes facetas, narrativa, poética, ensayo y divulgación. y continuando con otras disciplinas que nos interesan mucho como la plástica, poniendo a disposición de cualquiera que tenga una propuesta interesante en pintura, fotografía, grafitti etc. nuestras paredes virtuales.
    Siendo fieles a esa idea hoy tenemos el gusto de compartir con ustedes tres poemas de un joven poeta peruano, RodrigoTarazona, un día por azar pasó por nuestro blog y se quedó, le agradecemos su generosidad para compartir con todos y todas ese mundo tan intimo y personal que vislumbramos a través de su poesía, permaneceremos atentos a la evolución de este creador que hoy nos nace en nuestro modesto espacio. Gracias Rodrigo.
 Juana Santana

Que haré
Con
Estos
Mis pasos ambulantes?
Mi impredecible humanidad….
Ahora que el cansancio me acosa
Y
En mi puerta
Hacen cola,
Ávida y sigilosamente
Todas las "seguridades"
Con sus catálogos de vidas artificiales…

Que haré?
Ahora
Con este
Canto aprendido
Ahora que todos se callan
Y me callan….
 

1.
//……¿Dónde estoy?
¿Dónde?
Acaso
Acurrucado

En
Algún
Lugar de mis temores
O
En pleno cenit
Gritando
Mis sueños…

¿Dónde Estoy? ¿Dónde?

Me parece lejana,
Inmediatamente,
Esta geografía cotidiana…//


2.
Mujer
De los ojos buenos,
Mujer
De sonrisa silenciosa…
Mujer pan,
Mujer canto,
Trascienden en
Mi vida,
Mis palabras,
Resbalan
Mis versos
Impertinosamente.

Ausencia,
Avasalladora presencia,
Desconoces el limite,
El tiempo.

Abarcas
Toda
Geografía posible,
Mujer
De los ojos buenos,
Somos dos
Regalos para estos, sus días..

Como
Pena
La muerte entre
Muchas manos
Mujer humana
Mujer inmensa
Mujer incompensable
Mujer amante
Mujer tiempo
Mujer pensamiento
Mujer
Mujer
De los ojos buenos
Vas
Mas allá
De los deseos
y haces melodía….tu melodía .
Rodrigo Tarazona








votar

7.4.12

“LA DANZA DE LOS ENANOS” Y “LA DANZA DE LAS ENANAS”

La autora nos muestra dos tradiciones equidistantes pero con grandes coincidencias. La tradición de los enanos en Santa Cruz de La Palma (Canarias) y la de las enanas en la Villa de Los Santos (Panamá), si quieres leer el trabajo de Montse Rios,  descargate el documento aquí

...El rito de vestir al enano es otro de los secretos mejor guardados, e implica horas y horas hasta conseguirlo. Hay que construir materialmente sobre el cuerpo del danzante al enano, cuyo trabajo, hecho en casas particulares que conservan la tradición, y en el que trabajan afanosamente, con telas, adornos, trapos y puntadas, las manos ágiles de las personas que tradicionalmente lo han ido haciendo conjuntamente con las nuevas generaciones que se inician en el proceso...
votar                                                                                                     Montse Rios.