7.7.15

A mis colaboradores





Me he quedado solo, no consigo que mis mejores colaboradores, abandonados a la desidia y vencidos por los acontecimientos más desalentadores que se puedan imaginar, escriban, aunque sea un artículo minúsculo, una pequeña reseña, ni siquiera un pie de foto obvio y miserable. Les comprendo, realmente no se como puedo atreverme a esbozar esta idea, quizá sea una manera de hostigarlos para que reaccionen y pongan su letra precisa sobre lo que está sucediendo o para que por lo menos, salgan de su cascarón acorazado, inviolable reducto al que se han entregado. Ya les digo que tienen toda la razón para el ostracismo, desde luego, si fuese más sabio y menos atrevido, también seguiría sus pasos.
           Parece que algo está cambiando, lentamente y entre el bombardeo del periodismo servil y el terror que transmiten sus mensajes, se ha creado una suerte de multitud "antisistema" que va creciendo en conciencia y en solidaridad con los más necesitados, que son muchos. Si, ya, el 15M, claro, estas siglas son sumamente sospechosas y susceptibles de ser escrutadas hasta la saciedad, esos locos arrastrados, sucios de estar sentados en las plazas todo el día, pidiendo un poco de... ¿de qué? ¡dilo coño! ¡acaba la puta frase!

           Pues eso, por favor echadme una mano para que el blog  se mantenga activo y también, ya que están, para que disfruten los que nos lean que los habrá. Prometo ponerles una bonita imagen, si no sugieren otra cosa, ya sabéis que en el fondo les tengo gran aprecio y que algún día podremos contarle a los nietos aquello de "ya se los había dicho yo". 
           ¡Viva Grecia! , ¡Viva Palestina!, ¡Vivan los que ya han perdido el miedo! Qué más da, hemos superado los dolores, intestinos, y da lo mismo, Justicia, justicia es lo que hace falta, pero de la buena. Hipócritas ya habéis logrado vuestra meta inmunda, el sometimiento del hombre por el hombre. Toca la solidaridad y la valentía. La inteligencia de vivir en paz ...
           Espero contar con mis colaboradores pronto, pues los argumentos se me vuelven ásperos y obscenos, ellos lo dirán con mejores palabras y os darán pautas y razones, confío en que vuelvan y me rescaten de este desenfreno rabioso, por favor, no tarden, mis fuerzas se desvanecen y pronto dejará de oírse mi voz, de verse mi letra tímida, casi acomplejada de intrusismo y atrevimiento... volved y rescatadme... volved

Jeromm